newsletter-andreclouet-header2

André Clouet.- Joyitas de Bouzy a precios accesibles

André Clouet.- Joyitas de Bouzy a precios accesibles

André Clouet tal vez sea poco conocido pero no es cualquier Champagne. Las bonitas botellas de este proyecto boutique de Bouzy compiten de tú a tú con grandes maisons y productores top a unos precios realmente increíbles.

Es por esta razón que podemos afirmar que estamos ante la ocasión perfecta para presumir de Champagne original en estas fiestas. Acudir a las grandes es apuesta segura, sin duda, pero con André Clouet tal vez más de “un cuñado” se quede sin habla una vez los pruebe y compruebe su fantástica relación calidad-placer.

Argumentos de peso no nos faltan. En primer lugar porque los Clouet poseen en propiedad 9 hectáreas en algunos de los viñedos mejor ubicados en las laderas de Bouzy. Es importante puntualizarlo porque resulta que Bouzy es uno de los terroirs más potentes de Champagne y además el sitio en el que la Pinot noir se expresa a la perfección.




La familia Clouet heredó estas tierras gracias a una concesión ancestral que data de los tiempos de Napoleón. No es usual, que una familia pequeña con una bodega más bien discreta, tenga todos sus viñedos clasificados como Grand Cru. La cava familiar donde reposan las botellas fue excavada en el terreno a principios de 1700. Una bodega fría y oscura que alberga todo un tesoro de cosechas antiguas y nuevas. No hay más decoración que hileras de oscuras botellas, algunas de ellas con telarañas y fechas casi imposibles de recordar.

André Clouet no tiene una grandilocuente historia o por lo menos no busca contarla. Relativamente desconocidos para el gran público, es sorprendente constatar que se encuentren entre los mejores productores de la zona. La calidad de estos champagnes habla por sí sola y es tal la elegancia y el caleidoscopio de matices que pueden aportar, que sus accesibles precios son realmente imbatibles.




Se dice que la casa empezó a tener gran fama a raíz de un tuit de Antonio Galloni, catador de Parker, cuando probaba por primera vez el champagne “Un jour de 1911” y lo calificó como “seda en el paladar“. Un Champagne sumamente original, Blanc de Noirs, de producción limitada, con mezcla de las mejores añadas de una Pinot noir espectacular. Un regalo para grandes ocasiones. Aunque también para pegarse un bonito capricho sin motivo alguno.

Impresionantes también su Millesimé 2008 y su Grande Réserve Brut, ambos perfectos para acompañar alguna de las celebraciones venideras. Junto a su rosé de estilo clásico, se configuran como una propuesta perfecta para los que buscan salir de los lugares comunes, con vinos poco vistos. Presumir de ellos, como os contábamos inicialmente, será muy fácil, sólo hay que aprovechar que nos estamos estrenando con ellos en Venta Privada.




Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *